Mostrando entradas con la etiqueta Economía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Economía. Mostrar todas las entradas

domingo, 6 de octubre de 2019

Cooperativas eléctricas, ¿una buena elección?


Seguramente estás cansado de las grandes compañías comercializadoras de luz. Las “cinco grandes” (Iberdrola, Endesa, Naturgy, EDP y Repsol) han sido las elegidas por la casi totalidad de hogares españoles para la factura de luz y gas desde hace muchos años. Sin embargo, la gran subida de precios y la liberalización del mercado ha conllevado la aparición de nuevas compañías low cost y de cooperativas de energías renovables.

Cooperativas eléctricas, ¿una buena elección?

Cooperativas de energías renovables

Las cooperativas de energías renovables o cooperativas energéticas son cooperativas que generan, distribuyen y/o comercializan energías de origen renovable.

Su modelo contrasta con las corporaciones tradicionales energéticas, que suelen ser de gran tamaño y favoreciendo la producción de energía de forma centralizada, proponiendo en cambio la producción descentralizada y gestionada por las personas socias de la cooperativa.

En este tipo de sociedades, las personas que quieren consumir electricidad procedente de energías renovables se unen y, a través de una cuota, la cooperativa compra la energía que van a consumir sus socios.

Se trata de una opción procedente de países europeos como Dinamarca y Alemania, pero poco a poco comienza a asentarse en España. En los últimos años, han aumentado la creación de estas sociedades en nuestro país siendo una alternativa energética a las grandes compañías eléctricas.

El objetivo de estas cooperativas es garantizar el precio del kWh para el consumidor además de avalar la procedencia de la energía en una época en que se le da una  gran importancia a la sostenibilidad y las energías renovables.

Ventajas y desventajas de las cooperativas de energías renovables

            Ventajas

     La principal ventaja de este tipo de compañías es que sólo comercian con energía renovable. Tras la firma de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se busca (y obligará en un futuro) al uso de energías renovables tanto a nivel individual, como a nivel nacional.
     Intentan negociar en el mercado mayorista un precio adecuado para el consumidor.
     Permite el acceso a la luz a través de los servicios generados por la cooperativa de energía verde.
     Sus socios pueden participar en los procesos administrativos.
     De este tipo de cooperativa pueden ser socios cualquier persona particular o empresa.
     El socio no posee ninguna responsabilidad patrimonial ni legal. Esto les permite hacerse responsables de otros contratos de luz, más allá de los firmados con la cooperativa.
     Al buscar los mejores precios y poder negociar directamente con el mayorista, suponen un ahorro en la factura de la luz.
  
            Desventajas

     No se puede modificar la potencia contratada.
     Para poder acceder a los beneficios hay que ser asociado, es decir, haber puesto dinero en la cooperativa.

domingo, 25 de agosto de 2019

Cómo funciona el mercado de la luz


Cómo funciona el mercado de la luz

El mercado eléctrico y el pool de los precios es algo que la mayoría de clientes de dicho mercado desconoce. Muchos de nosotros directamente pagamos el precio que nos dicen sin mirar siquiera a cuánto asciende. Si ya eres de los que, por lo menos, se fija en el precio que paga y espera que este sea lo mínimo posible, sólo te falta entender cómo funciona el pool eléctrico.

OMIE, Operador del Mercado Ibérico de Energía

El OMIE es el que gestiona el pool eléctrico, mediante una sesión diaria y seis intradiarias.

El mercado diario consiste en presentar una oferta para todas las horas del día después al cierre. Los intradiarios se van dando a lo largo del día de antes y del mismo día, cuyo fin es la modificación de las condiciones de compraventa.

Los precios se dan a través de Unidades de Oferta, que incluyen el producto de una o más productoras o las peticiones de una serie de clientes de la misma comercializadora.

Tanto las productoras como las comercializadoras pueden llegar a un acuerdo fuera de este pool. Las compañías que venden la luz son centrales tanto ordinarias como especiales. Los compradores son sólo consumidores. Además, existen empresas que trasladan la energía que se da por intercambio internacional.

Precio de casación

Para cada una de las horas, el OMIE ordena las ofertas de menor a mayor para venta y viceversa para la compra. La casación es donde ambos precios se juntan, dando lugar al precio para esa hora.

Como se ve, el mercado eléctrico dispone de un precio que va variando por hora, siendo posible controlarlo desde el día anterior y, si nos encontramos en el mercado regulado, hacer nuestro mayor consumo en la hora más económica y así ahorrar.

La gran variabilidad de precios que se da en nuestro pool eléctrico se debe a que las empresas pueden poner sus precios dependiendo de sus propios intereses que irán variando en el tiempo.

Mercado libre y mercado regulado

El mercado en nuestro país se halla dividido en dos, el libre y el regulado.

En el mercado regulado,el Estado fija el precio de la luz tras un estudio de la oferta y la demanda. Dicho precio se denomina como el Precio Voluntario del Pequeño Consumidor. Debido al hecho de que se basa en la ley de la oferta y la demanda, puede ser más caro que el precio del mercado libre en algunos momentos pero, en general y a largo plazo, es más rentable.

En el mercado libre, cada comercializadora lanza al mercado una serie de ofertas para cada tipo de suministro y los clientes pueden elegir la oferta que más les convenga o se adapte a sus características personales.

El hecho de que sea la compañía la que fije el precio, y tras la liberación del mercado en 2009, el cliente puede elegir la oferta más económica cuando antes sólo tenía la posibilidad de acogerse a una compañía que, además, era la que distribuía el servicio y estaba determinada geográficamente.

martes, 28 de mayo de 2019

La crisis toca fondo: un licenciado universitario trabaja de espantapájaros

La crisis toca fondo: un licenciado universitario trabaja de espantapájaros. Un universitario inglés acepta un trabajo para ahuyentar perdices con un cencerro.

La crisis toca fondo: un licenciado universitario trabaja de espantapájaros

 La crisis toca fondo: un licenciado universitario trabaja de espantapájaros

Estoy dispuesto a trabajar de lo que sea con tal de encontrar un empleo. Esta máxima en épocas de crisis es la que ha llevado a un universitario inglés a enfundarse un chubasquero naranja y esgrimir un cencerro para ahuyentar perdices. Todo un símbolo de cómo están cambiando las cosas.

Los últimos meses de la vida de Jamie Fox, de 22 años, se resumen en dos fotografías. En la primera de ellas, tomada este verano, aparece sonriente con su toga y su birrete, recién graduado en Música e Inglés por la Universidad de Bangor, y dispuesto, como todos, a comerse el mundo.

La segunda imagen, tomada sólo unos meses después, es muy distinta. Fox aparece sentado en medio del campo, enfundado en un abrigo naranja chillón, con un ukelele en sus brazos y un cencerro. Es su nuevo empleo: espantador de perdices en un campo de colza en el este de Inglaterra. Eso sí, con un sueldo que merece la pena.

Si decide ver el vaso medio lleno, podrá consolarse con que, de alguna manera, su empleo está relacionado con la música, porque para espantar a las aves su jefe le ha proporcionado un acordeón que debe tocar cuando se acerque el peligro. Lo del ukelele es cosa suya, ya que se ha propuesto aprender a tocarlo en sus ratos libres. Pese a todo, la otra mitad de su titulación, el inglés, tendrá más difícil practicarla.

Un sueldo de 1.200 euros
Fox fue contratado por el granjero ante la evidencia de que los espantapájaros de toda la vida no daban resultado ante unas perdices sin miedo y sin complejos. Por su trabajo de ahuyentador de pájaros cobra 300 euros a la semana, 1.200 al mes, un sueldo, desde luego, nada desdeñable.

Mientras encuentra un trabajo que se adapte a sus gustos, el joven ha decidido ver el lado bueno de su nuevo empleo, que no está sólo en el sueldo, sino en la posibilidad de aprender a tocar un instrumento y a leer un buen puñado de libros, actividades que sólo debe interrumpir cuando lleguen extraños al terreno que vigila.

“Mis amigos me tienen envidia –declaró a la BBC-. No es un mal trabajo, porque puedo estar sentado, he leído unos cuantos libros y he podido escuchar mucha música. Algunos de mis amigos ganan más pero están muy estresados”. La situación cambiará, desde luego, con la llegada del frío y la lluvia.

Su caso demuestra, por un lado, que la crisis económica ha hecho que prácticamente ningún trabajo sea ya despreciable. Y, por el otro, que no siempre los mejor cualificados son los que más ganan: cuántos ingenieros sobradamente preparados suspirarían por un primer empleo con esa remuneración.

Alquiler con sexo

La crisis económica impulsa un nuevo 'negocio inmobiliario' en España: tu cuerpo por una habitación.

Alquiler con sexo

Alquiler con sexo

"Ofrezco habitación individual a chica joven delgada y todos los gastos pagados a cambio de sexo y buen rollo. Soy educado, limpio, con trabajo estable y de buen ver. Interesadas enviad foto". Éste es un anuncio real. Se puede leer en un portal inmobiliario de los muchos que proliferan en la Red. Y es que cada vez es más normal encontrarse con gente que ofrece habitaciones a cambio de sexo o viceversa, quienes ofrecen su cuerpo a cambio de un techo donde poder vivir.

Basta con teclear 'habitación por sexo' para que la pantalla del ordenador despliegue un largo listado de clasificados. Da igual la ciudad, la edad, o la nacionalidad, la oferta es amplia y de lo más variada. "Hombre de 27 años. Busco amiga para compartir piso a cambio de sexo ocasional. No importa tu edad. La habitación es amplia e independiente". En la mayoría de los casos, los gastos del piso van incluidos con el pago sexual. "Busco chica que me dé mucho placer. Le pago el alquiler y un sueldo. Enviar e-mail".

El perfil de quien hace oferta: hombres jóvenes con pocos recursos pero mucha cara. No tienen que perder, y por lo que se ve, mucho que ganar. Ellos fijan las normas y entre las condiciones que plantean casi todos coinciden en pedir unos determinados requisitos físicos. Siempre hay gente que accede a ese tipo de proposiciones, generalmente chicas jóvenes, que ven así una forma de ahorrar dinero y atravesar más holgadas sus problemas económicos.

Aunque algunos lo tachan de prostitución, lo cierto es que el arrendamiento a cambio de sexo, favorecido por la privacidad que ofrece Internet, es la nueva cara de fenómenos como las páginas de contactos para hacer amistades, de agencias matrimoniales en línea o de grupos para contactos sexuales según gustos particulares. Y un sistema de alquiler cada vez más común en España que, de seguir así, podría llegar a convertirse en el nuevo negocio inmobiliario para enfrentarse a la crisis.