martes, 28 de mayo de 2019

El carnicero más sincero del mundo

Un carnicero gaditano se hace famoso por pregonar su divorcio en el cartel de su local. «Ahora sí que os vais a enterar»

El carnicero más sincero del mundo


El carnicero más sincero del mundo

Si creen que España es un país de embusteros es porque no conocen a Paco. En la misma nación en la que un ala política no sabía decir «crisis» y la contraria no sabía decir «rescate», en ese paraíso del eufemismo Francisco Lozano pregona su divorcio... en mayúsculas y desde un toldo. En letras capitales, bien grandes y en blanco sobre azul. Paco y su carnicería no abren en la Moncloa ni en Ferraz, sino en el barrio de la Laguna de Cádiz, una ciudad a la que los dioses regalaron –junto al Carnaval, las bajamares y el viento de Poniente–, una destreza única de reírse hasta de su propia muerte, una alquimia imposible para la gracia. Solo en esa galaxia del arte comedido y la autocrítica feroz se puede entender que una carnicería que se llamaba ‘Mi mujer y yo’ pasara a llamarse hace ocho meses ‘Mi ex mujer y yo’. Esta es la pequeña historia de un gran ataque de franqueza que va camino de convertirse en un viral de las redes sociales. Aquí no hay ‘fake’ ni photoshop que valga. «Lo primero que quiero dejar claro es que yo no quería popularidad y que no deseo ofender a mi exmujer», explica Paco, de 43 años, sorprendido por la llamada del reportero y la difusión de la imagen en Twitter y Facebook.

Lo confirma desde el bullicio de un negocio que nació hace doce años al calor de una larga vida en pareja y un futuro cuyo cielo azul se terminó por nublar. Cuando se casaron hace 23 años todo eran ellos. Querían reflejar una relación indestructible: la carnicería se llamaría ‘Mi mujer y yo’, al estilo de aquellos camioneros que bautizaban sus máquinas con los nombres de sus amadas pintados a brocha sobre la cabina. Después, todo se torció y en noviembre del año pasado, se divorciaron. «Aquello no funcionaba».

Más que un arrebato de despecho (se fue él), su rótulo daba una explicación. «Mira, venía la gente a preguntarme así con guasa... ‘Oye, que no veo a tu mujer...’ ‘Normal, si estoy separado’, pensaba yo». Su cabreo fue en aumento. Quizás una carnicería de barrio con un carnicero divorciado sea el escenario para la tormenta perfecta de la indiscreción. «Imagínate, todos esos clientes que venían allí con el ‘Oye que me he enterado’...». Y así una y otra vez. «¿Que te has enterado? Pues ahora sí que os vais a enterar de verdad», pensó. Tomó una escalera, un pequeño bote de corrector blanco y con su minúsculo pincel echó afuera su gran verdad. «Pinté un ‘ex’ delante de ‘mujer’ y así conté que me había separado. Me quedé tan ancho y le puse un poco de humor a las cosas tristes de mi vida».

Y no era broma
«Al principio creíamos que era una broma que le había gastado alguien con mala leche», comenta Elena Martínez, una de sus vecinas en el barrio de La Laguna. No sabían que la broma se la estaba gastando él a sí mismo. El asunto se confirmó entre el vecindario cuando hace más de un mes, un empresario de rotulación se acercó a la carnicería, conoció la historia y se rindió a los pies de Paco. «Al hombre le debió hacer gracia o algo, porque me regaló el toldo», explica el propietario, que desde entonces atiende bajo la historia de su matrimonio, una biografía cuajada de ires y venires, de broncas y reconciliaciones a la vera de las cintas de lomo y las pechugas de pollo, resumida casi milagrosamente en dos carteles.El de arriba, el más antiguo, habla de ‘Mi mujer’, el otro de ‘Mi exmujer’, 23 años en 24 letras; es casi un haiku.
Una cosa no le salió bien: le siguen preguntando por su mujer.

–¿Cómo se lo ha tomado ella?
–No lo sé, porque no la veo.

– ¿Y sus dos hijos?
– Me dicen que vaya guasa que tengo, pero les hace gracia.

No fue solo un chiste. Con el corazón y el negocio amortizados, Paco Lozano quería estar «un poquito en el mercado». Aquel letrero daba la bienvenida a las pretendientas de sus 43 años. Dejando claras las cosas, tal vez ligara su cuerpo de carnicero.

– ¿Y hasta la fecha ha entrado alguna con intención?
– La verdad es que no.

0 comentarios:

Publicar un comentario